Recordando a… The Carpenters

Richard y Karen Carpenter, nacieron en New Haven, Connecticut, en 1946 y 1950 respectivamente, en una familia donde el padre, desde muy pequeños, les mostraba ritmos y música de varios estilos.

El que se interesó más por la música fue el hijo mayor, con un especial interés por el piano, comienza a tocarlo desde muy temprana edad y con una forma de interpretarlo que dejaba a cualquiera impresionado. Los padres de Richard, al notar que su hijo tiene un don para la música, deciden abandonar todo en Connecticut y se mudan a la meca del espectáculo: California, pero no directamente a Hollywood, sino a un pueblo circunvecino llamado Downey.

Aunque a Karen le interesaba la música, se le conocía mas como una niña amante del Softball, y para poder librarse en la escuela de las clases de gimnasia, decide cambiarlas por clases de música, lo que permite que comience con un instrumento que en esos años pocas mujeres interpretaban: La batería. Esto permitió que junto con su hermano pudieran conformar un grupo llamado “Richard Carpenter Trio“, junto con Wes Jacobs, con el que concursaron en la famosa “Battle of the Bands” ganando en 1966; sin embargo, no son lo suficientemente comerciales con su estilo de jazz  para poder realizar un álbum con RCA.

Richard, ya en la Universidad , conforma un segundo grupo llamado Spectrum con John Bettis, teniendo el mismo problema que con su grupo anterior, pues eran poco comerciales para los años que se estaban viviendo en el mundo, en donde la música jazz era para personas un poco mas grandes; sin embargo, John Bettis no se saldría completamente de la vida de los Carpenters, ya que en años posteriores se convertiría en un famoso compositor, que junto con Richard y Karen tendrían varios éxitos.

Pese a la mala respuesta de los empresarios para su música, grabaron varios demos, uno de ellos se realizó en un programa local en donde Karen, en la batería, tocaron un cover de la famosa canción “Ticket to Ride”  de The Beatles, en donde Herp Alpert, quedó impresionado por los arreglos de Richard y la voz de Karen; esto les dio su primera oportunidad en la pequeña pero muy respetada A & M Records, firmando contrato en abril de 1969.

Sacan el primer álbum llamado “Offering“, con un fracaso total pero, pese a esto y con la presión de varios en la disquera, Herp Alpert les ofrece una segunda oportunidad, con una canción que se había escrito 7 años atrás, dejando que Richard le hiciera los arreglos que él prefiriera, excepto que no tocara la parte final del pentagrama; y que posteriormente los lanzaría de una manera espectacular a la cima del éxito con la canción “Close To You“.

Sintiéndose un poco presionados por tener un segundo gran éxito como Close to you, una ventana de inspiración les llegó de un tema comercial de un banco local, pudiendo realizar con esto la canción titulada “We’ve Only Just Begun”, que sería una de las canciones mas tocadas y aclamadas en las bodas de los años 70´s y un poco de los 80´s.

Gracias a estos dos temas, que se encontraban en su segundo álbum, pasaron varias semanas dentro de las listas de Billboard, se ganan dos galardones en los Grammy en 1971, además de miles de dólares y sobre todo muchísimo éxito.

Para su tercer  álbum llamado simplemente Carpenters, tienen el mismo éxito, siendo esto de manera sucesiva con sus posteriores grabaciones, gracias a la manera particular de producir sus canciones, en donde se grababan sus voces en varias ocasiones y posteriormente se unían para crear ese sonido inusual en ese momento, sello que los distinguió a lo largo del tiempo.

Richard tenía la particularidad de escoger temas perfectos para su hermana Karen, pues le imprimía ese toque de melancolía que se encontraba en su voz, además de que podía lucir y transmitir muchos sentimientos sólo con escucharla, lo que se puede percibir de manera especial en el tema “Superstar” de su tercera producción.

Bajo un régimen de perfección absoluta, tanto para ellos como para sus músicos, en donde una nota mal tocada era igual a una represión por los críticos más exigentes, todo esto tuvo sus consecuencias. En 1974, Karen Carpenter se encuentra con diferentes comentarios respecto a su figura, aunado al disgusto por su figura de “reloj de arena”. Karen decide iniciar una dieta, la cual en un principio no le causó problemas graves, sino hasta después, ya que esa dieta se convirtió en la ingesta muy pobre de cosas no nutritivas como ensaladas verdes y té helado, bajando de peso cada días mas y más sin lograr poner un tope.

Esto causó que los hermanos Carpenter, de tener un régimen de nulos errores, se vieron obligados a postergar o incluso cancelar varias presentaciones, además de una de las mas importantes que realizarían en Europa. Observando ésto, deciden darse un tiempo de las giras pero para seguir en comunión con su público, realizando varios especiales de televisión en 1976, junto con su séptimo material llamado “A Kind of Hush“, siendo recibido con el mismo éxito pero sin ese toque de los hermanos.

De igual manera en 1978 Richard se volvió adicto a las pastillas Quaaludes, las cuales se les prescribieron desde varios años atrás para poder conciliar el sueño, pero al tomarla en grandes cantidades éstas producen el efecto contrario, al notar él y su familia que ya tenia un problema de adicción, deciden que era momento de ingresar a una clínica de rehabilitación, dando paso a un descanso para este dúo, que en ese momento se pensaba era temporal; sin embargo, se volvería definitivo en unos años posteriores.

Mientras que Richard se encontraba en rehabilitación, Karen decide realizar un álbum en solitario en New York y después de varios meses de trabajarlo con canciones sexualmente mas explícitas, (digo no como ahora, pero para su época pues digamos que eran “subidas de tono”). Para su hermano, no era lo que quería escuchar en voz de Karen, por lo que en mutuo acuerdo con la disquera deciden no sacarlo en ese momento, si no hasta el año de 1990.

A principios de los 80´s realizan su décima producción “Made in America” sin lograr sorprender  a nadie, por otro lado, la vida de Karen tomaría un rumbo distinto, pues  la enfermedad que sufría continuaba haciendo estragos en su cuerpo, sin lograr controlarla, deciden iniciar una terapia programada para tres años; no obstante, ella decide que sólo con seis meses es suficiente, apoyada por su madre, logra extenderla hasta un año, con ello gana un poco de peso, pero no logra ayudar a mucho a su cuerpo.

El 4 de febrero de 1983 por la mañana, a la edad de 32 años, fallece de complicaciones propias de anorexia, siendo la primera persona conocida que pierde la batalla contra la anorexia nerviosa, dejando saber que esta enfermedad existe, pero sobre todo se pierde la maravillosa  y melancólica voz representativa de la buena sociedad americana y las buenas costumbres, pero sobre todo de ese pop suave y propio de la etapa de la vida de cada persona en donde las cosas simplemente se ven maravillosas y sin errores, aunque en ocasiones no tan bien correspondido.

Por Carmen Robles.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: